Investigación
Indicadores

ICEPyME

El Índice de Confianza Empresaria PyME (ICEPyME) es un índice de confianza que mide el humor de los empresarios PyME, variable que condiciona las decisiones de producción e inversión a corto y mediano plazo. Se elabora a partir de datos recogidos en Encuestas Coyunturales a PyME industriales de todo el país y de Software y Servicios informáticos de CABA. Se consulta a cada empresario respecto a la sensación sobre su empresa (y rentabilidad), su sector de actividad y el país. Para cada una de estas dimensiones, se solicita al empresario que compare el presente con la situación respecto a un año atrás (condiciones actuales) y con su estimación respecto a la situación dentro de un año (expectativas futuras).

 

Hacia fin de 2015, el ICEPyME se mantiene en niveles similares a los de comienzos de año, cuando el nivel de confianza empresaria había aumentado significativamente, alcanzando niveles similares a los de principios de 2011, período previo a la etapa en que comenzó la recesión en las firmas industriales más pequeñas. De este modo, se mantiene la tendencia optimista de cara a 2016.

Condiciones actuales y Expectativas futuras

Los industriales PyME revelan una percepción deteriorada de la coyuntura respecto al año pasado, aunque la confianza futura presenta una fuerte mejora respecto de la última medición de 2015.
Si bien el desempeño actual del segmento no es bueno, los empresarios se muestran muy optimistas de cara al futuro.

Empresa, Sector de actividad y País

En esta ocasión, si bien el empresariado se muestra positivo respecto a su propia firma, revela una leve caída en la confianza en el sector de actividad al que pertenece, pero ha incrementado fuertemente su optimismo respecto a la macroeconomía nacional en general.

¿Considera que el actual es un buen o un mal momento para invertir en maquinaria y equipo?

Si bien se observa una evolución positiva del ICEPyME, sólo el 31% de los industriales PyME considera que el actual es un buen momento para invertir en máquinas y equipamiento. Esta proporción es inferior a las observadas en 2015 y similar a las de 2014. Los empresarios se hallan a la espera de una buena evolución en el futuro, mostrando cautela sobre las condiciones actuales para compromisos de inversión.