lunes, 26 de agosto de 2019

“La recuperación que no pudo ser”

Durante el segundo trimestre 2019, los pedidos que recibieron las PyME aumentaron, así como también la producción, aunque sin recuperación del empleo perdido (permanecía cerca del -6% interanual). Complementariamente, la confianza en la evolución económica presente y futura también había mejorado. En conjunto, los indicadores de FOP PMIPyME (que incluye órdenes de compra, producción, empleo, stock de materias primas y velocidad de entrega de los proveedores) y el ICEPyME (que mide confianza) evolucionaban en forma alineada, anticipando la consecución de la recuperación de la actividad de no producirse un “shock exógeno”.


La recuperación, aunque moderada, parecía ser la pauta para el tercer trimestre del año, de no ocurrir alguna perturbación imprevista. Sin embargo, la turbulencia cambiaria y la elevada incertidumbre que dejaron los resultados de las elecciones primarias, probablemente truncarán ese pequeño repunte de la actividad de la industria manufacturera PyME que se había observado en el segundo trimestre de 2019.


Ver informe 

czNmcy1wcml2YXRlL3Jhd3BpeGVsX2ltYWdlcy93ZWJzaXRlX2NvbnRlbnQvbHIvay05LWNvLTE3MzViLmpwZw.web