Novedades

 

La Coyuntura de las PyME de la Industria Manufacturera y de Software y Servicios Informáticos

La Coyuntura de las PyME de la Industria Manufacturera y de Software y Servicios Informáticos

AMPLIAR GRÁFICO

Primer semestre 2020 vs. Primer semestre 2019. Perspectivas.

»¿El empleo en las PyME resiste la pandemia?

La caída del empleo durante el segundo trimestre del año, con respecto al mismo trimestre de 2019, fue del 2,4% en las PyME manufactureras y del 1,1% en las PyME de Software y Servicios Informáticos. Estos registros son ligeramente inferiores al 3,2% informado por el Ministerio de Trabajo para el conjunto del sector privado. 

De acuerdo a estas cifras se puede afirmar que el empleo en las PyME resistió la pandemia o, en todo caso, que la caída no fue sustancialmente distinta del resto de las empresas de la economía. 

Nótese que esta caída del empleo en las PyME fue inferior a la caída registrada durante el segundo trimestre de 2019 (-5,5%). Seguramente tuvo gran influencia el programa público ATP, la prohibición de despidos y los acuerdos de suspensión. Sin embargo, en FOP pensamos que no se agota allí la explicación. Hay debate. 

»¿La producción de bienes y servicios de las PyME sigue la misma tendencia que en las grandes empresas?

Durante el segundo trimestre del año, la caída interanual de la producción en las PyME industriales fue prácticamente igual al de las grandes empresas (-21,3% vs. -22,4%). Sin embargo, la caída semestral en las PyME fue inferior (-10,8% vs. -14,6%). Esto indica que el ciclo económico de las PyME industriales en este período fue menos pronunciado que el de las grandes empresas.  FOP observó un comportamiento análogo entre las PyME de Software y servicios informáticos.

»¿Quiénes avanzan más veloces: los precios de las PyME industriales o de las PyME de SSI?

Los precios de las PyME manufactureras aumentaron a una tasa superior al de las PyME del sector de Software y servicios informáticos (39% vs. 25%, Gráfico 2). Esto no significa mayor rentabilidad relativa de las PyME manufactureras. La diferencia se explica por el gran peso que tienen las materias primas dolarizadas y los componentes importados e insustituibles en los costos de las empresas manufactureras. Una comprobación de que la evolución de los precios de las PyME industriales no es sinónimo de rentabilidad se obtiene constatando que el incremento de los precios de los PyME industriales es siempre inferior al incremento de los precios mayoristas del conjunto de manufacturas locales. En efecto, el incremento anual fue del 39% en las PyME y el 48% en el agregado (IPP productos manufacturados de INDEC). Cabe agregar que persisten las asimetrías por tamaño, con reducción de empleo entre las pequeñas empresas, mientras que en las medianas no se experimentó cambios con respecto al mismo período del año anterior.

»¿Cómo está evolucionando la cartera de pedidos?

Se observó una ligera mejora durante el segundo trimestre del año en relación al primero (Gráfico 3). Si bien el 62% de las PyME industriales informó que disminuyó su cartera de pedidos, las empresas que la vieron crecer pasaron del 14% en el primer trimestre al 21% en el segundo.

»¿Hay recomposición o liquidación de stock de materias primas?

La necesidad de liquidez obligó a las empresas a disminuir el stock de materias primas. La disminución del stock de materias primas en un período donde la mayoría de los actores espera un incremento del tipo de cambio, muestra la restricción financiera por la cual atraviesan las PyME. Normalmente estas empresas utilizan el stock de materias primas como una protección contra la devaluación y la inflación. 

El indicador de FOP sobre la evolución del stock de materias primas de las PyME manufactureras mostró una disminución que pasó de un valor del índice de 40 en octubre 2019 a 36 en abril 2020 y 33 en julio 2020 (Gráfico 4).  

»¿Hay riesgos de falta de entrega de los proveedores?

Ninguno. La velocidad de entrega de los proveedores de las PyME aumentó drásticamente durante la pandemia (Gráfico 4). La explicación reside en el bajo nivel de actividad que permite satisfacer inmediatamente cualquier pedido y también la necesidad de liquidez. 

Los proveedores entregan con gran velocidad y exigen pago inmediato. Los compradores restringen las compras liquidando los stocks de materias primas y componentes disponibles en los depósitos. 

»¿El nivel de confianza empresarial de las PyME es igual en todos los sectores?

Se observó un repunte de la confianza en todas las actividades manufactureras de las PyME. Tanto en los sectores más tradicionales intensivos en mano de obra como las Confecciones, calzado y textiles y Muebles, como en los sectores más intensivos en capital como el Metalmecánico y el Químico. La confianza también aumentó entre las PyME de distintos territorios del país. 

El nivel general del Índice de Confianza Empresarial PyME de FOP (ICEPyME) pasó de 30 en abril a 37 en julio entre las PyME industriales y de 34 a 39, respectivamente, entre las PyME de SSI. Para el mismo período, en la Ciudad de Buenos Aires pasó de 31 a 41 y en Bahía Blanca, por ejemplo, de 29 a 38 (Gráfico 5). 

El nivel de confianza de los empresarios PyME se basa fundamentalmente en el repunte de la actividad para los próximos meses. Es decir, es una confianza más basada sobre el futuro que sobre la situación presente.    

»¿Cuál es el clima laboral en este segmento empresarial?

No se observan difundidos conflictos laborales. La situación de pandemia puso en un compás de espera las eventuales tensiones que se pueden haber verificado por la drástica caída de la actividad. Los trabajadores entienden que la situación de las empresas es muy compleja y los empresarios PyME, por otra parte, no están dispuestos a tomar riesgos de despidos prohibidos en este período por decreto. Las suspensiones concertadas (posibilidad ya contemplada en el art. 223 bis de la LCT y facilitada bajo ciertas condiciones por las Res. 397 y 475/2020 del MTEySS) resultaron ser un importante instrumento para morigerar los conflictos.