Publicaciones

Coronavirus V. ii: Teletrabajo en la pospandemia

Continuando con los relevamientos llevados a cabo por la Fundación Observatorio PyME (FOP) en su Programa de Investigación Coronavirus: Impacto sobre las PyME, producción y empleo, aquí se presentan nuevas estadísticas de suma importancia para analizar la situación de adaptación del proceso interno de trabajo a las nuevas condiciones que regirán la actividad de las empresas en la pospandemia.

La emergencia COVID-19 está imponiendo la necesidad de promulgar una Ley de Teletrabajo, pero no es menor también la necesidad de promulgar una nueva Ley PyME, visto el fracaso de la anterior, para incentivar la creación de empleo y una Ley del Economía del Conocimiento que estimule la innovación. Este cluster de instituciones regulatorias podría determinar el futuro de la modernización empresarial y la competitividad internacional de las empresas menores de Argentina.

En este informe se presentarán las estadísticas e informaciones que podrían servir como apoyo al tratamiento en el Senado del proyecto de Ley de Teletrabajo aprobado en Diputados. En próximos informes FOP brindará información útil para la reflexión sobre una nueva Ley PyME y una Ley de Economía del Conocimiento.

Los cambios tecnológicos de los últimos tiempos y en particular la era digital y la revolución 4.0 se han visto acelerados por la incursión de la pandemia, un “cisne negro” que acarrea inmensos desafíos en muchos órdenes de la vida, pero en particular para las empresas en la organización interna de sus procesos y de sus relaciones tecno-sociolaborales. 4 Especial atención se debe prestar al segmento empresarial constituido por las empresas micro, pequeñas, medianas y medianas-grandes (el segmento que ocupa hasta 800 ocupados), ya que el mismo explica prácticamente el total de las firmas empleadoras del país, así como más del 70% del empleo registrado. Por otra parte, este segmento empresarial presenta diferencias sustanciales por tamaño (dimensión de la planta de personal), sector y región, que es necesario conocer en profundidad para diseñar acertadas políticas públicas dirigidas a este segmento. Los estudios de FOP, multisectoriales y con representatividad territorial, pueden arrojar claridad sobre las posibilidades de adaptar la actividad del personal al teletrabajo en la pospandemia.

Los principales puntos que podrán destacarse son:

1. Las empresas de Servicios se encuentran en mejor situación que el resto de los sectores a la hora de incorporar teletrabajo y también muestran mayor capacidad inmediata de adopción de este sistema para su personal;

2. Las regiones AMBA (CABA y partidos del GBA) y Centro (Buenos Aires -sin partidos GBA-, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos) conforman los territorios mejor preparados para la implementación del teletrabajo;

3. Las empresas menores de hasta 50 ocupados enfrentan serios problemas tecnológicos, organizativos y económicos que le dificultan la adopción del teletrabajo.

En esta situación se combinan diversos factores, tanto de relaciones sociales del trabajo como características propias de cada proceso de acuerdo al tipo de producto o servicio, pasando por cuestiones culturales y financieras de adaptación. El teletrabajo corre con ventajas desde el punto de vista de la calidad de vida de los trabajadores, la reducción de costos de infraestructura y la disminución de la contaminación ambiental debido a los menores traslados, aunque también introduce el riesgo de una creciente dualización productiva, ya que las actividades más calificadas localizadas en las regiones centrales del país tienen mayor factibilidad de ser desempeñadas en forma remota.