Publicaciones

Coronavirus VI: ¿Hay espacio para una mayor eficiencia productiva de las PyME en la pospandemia?

Para analizar la actual situación del segmento de las empresas que ocupan hasta 800 personas -segmento que representa el 99% del total de firmas del país- es importante considerar tanto el grado de operatividad del conjunto de las firmas como la tasa de actividad del conjunto de trabajadores por ellas empleados.

En este este Informe se detallan los resultados del último relevamiento de FOP finalizado a mediados del mes de octubre, cuando se pudo constatar que sólo el 50% de las empresas están totalmente operativas y un 4% aún se encuentra sin operar (otro 46% reúne a las firmas parcialmente operativas).

Además, sólo el 30% del conjunto de empresas con hasta 800 ocupados tiene activo a todo su personal. Esto indicaría, entonces, que aproximadamente 2 millones de trabajadores, aún continuando la relación laboral, no están participando de las normales actividades que desempeñaban en las empresas antes de la irrupción del COVID-19 y el establecimiento del ASPO/DISPO.

En síntesis, aunque las empresas están retornando paulatinamente a la actividad y aunque en algunos sectores la reactivación productiva es muy fuerte, todavía queda mucho camino por recorrer para terminar de poner en pleno funcionamiento el aparato productivo de este segmento empresarial.

Hay en curso una reorganización productiva de los procesos por sectores, tamaños y regiones aún poco perceptible a nivel agregado, pero que se identifica con gran precisión descendiendo al nivel de la actividad de las firmas individuales.

Indagando en detalle sobre las firmas individuales, se observan los impactos diferenciales de las restricciones reguladas a causa de la pandemia, en función de la tecnología productiva de cada sector, las posibilidades de cumplimiento de los protocolos sanitarios, la evolución de las ventas y los nuevos límites de oferta impuestos por la creciente descapitalización de las empresas.

Uno de los indicadores más significativos de esta reorganización productiva microeconómica es el descalce entre estado de operatividad de la firma y la tasa de actividad de su personal. Es muy clara la correlación entre tamaño de la firma, estado de operatividad y tasa de actividad del personal.

Entre las empresas más grandes del segmento, el 63% de ellas se encuentra totalmente operativa, aunque solo un 24% de las mismas informa que tiene a todo su personal totalmente activo. Es decir que un 39% de las firmas de esta dimensión están operando sin limitaciones, pero ocupando en el proceso productivo una proporción de personal inferior al registrado en la situación de pre-pandemia. Existe aquí un evidente descalce. ¿Se trata de un aumento de productividad? Es previsible entonces que haya cambios reorganizativos en los próximos meses en este grupo de firmas.

En el otro extremo, entre las microempresas, sólo el 40% de ellas se encuentra totalmente operativo y con todo su personal completamente activo. No se observa aquí el descalce registrado entre las empresas más grandes del segmento. La situación productiva es diferente. No hay descalce, pero hay freno productivo. Las razones deberán ser indagadas más en profundidad.

Las causas de esta discrepancia entre la realidad de las empresas más grandes y la de las más pequeñas constituyen un tema de necesaria investigación para el diseño de una adecuada política productiva pospandemia.

Se ruega citar la fuente al utilizar los datos presentados en este informe.
www.observatoriopyme.org.ar © Copyright