Publicaciones

Informe Especial: Inserción internacional y competencia en el mercado interno

En abril de 2018 –antes de la devaluación de mayo/junio- el problema de la pérdida de mercado interno a favor de las importaciones entre las PyME industriales alcanzó al 33% de las empresas, el doble del registrado a principios de 2016.

La proporción de PyME industriales exportadoras estables (es decir, que venden sistemáticamente al exterior 5% o más de sus ventas) es prácticamente la mitad de las registradas en 2009. El resultado de esta dinámica es una balanza comercial negativa (las importaciones de insumos superan a las exportaciones de manufacturas PyME), así como ocurre para la economía argentina en su conjunto (5% del valor agregado en las PyME vs. 1% del PBI en el comercio total por bienes).

El poder adquisitivo de las exportaciones de las PyME industriales disminuyó durante el año pasado un 3% y acumula desde 2011 una caída del 20%. Es decir que actualmente una unidad de producto exportado por las PyME compra 20% menos de insumos importados que en 2011. A su vez, la rentabilidad de estas exportaciones disminuyó un 9%.

En conjunto, los datos presentados diagnostican una verdadera debacle estructural de las PyME industriales exportadoras.

En cuanto al origen, la amenaza de las importaciones chinas alcanza al 25% del total de las PyME industriales y las provenientes de Brasil al 10%.

Como conclusión se puede adelantar que la reducción del mercado de exportación y de la rentabilidad de la actividad exportadora, sumada a la pérdida de mercado interno por la competencia importadora, en un contexto de demanda debilitada, volatilidad del tipo de cambio, inflación, alta presión fiscal y elevados costos de financiamiento, ahoga el desempeño de las PyME y pone en duda su supervivencia a futuro.