MITO

“En Argentina nacen pocas empresas, pero estamos en pleno recambio generacional”

Group 802.jpg

En el 50% de las PyME industriales, los directivos generales que toman decisiones tienen más de 60 años, y dentro de este rango, el 67% tiene 65 años o más. Esta estadística es una clara manifestación de la escasa rotación y la insuficiente renovación de la gestión interna de las PyME.

Argentina no sólo presenta una de las tasas de creación de empresa más bajas del mundo, como la Fundación Observatorio PyME viene destacando en sucesivas investigaciones presentadas públicamente durante la Conferencia Anual de2018, sino que además su clase empresarial no es joven. En el 50% de las PyME industriales, los directivos generales que toman decisiones tienen más de 60 años, y dentro de este rango, el 67% tiene 65 años o más. Esta estadística es una clara manifestación de la escasa rotación y la insuficiente renovación de la gestión interna de las PyME.


Éste es un componente adicional del escaso dinamismo empresarial de Argentina, donde desde el 2008 no varió el número de empresas, mientras en el vecino Chile se observa un crecimiento neto del 15%. Cabe recordar que así también son las diferencias en la natalidad empresarial bruta y la actividad emprendedora: mientras en Argentina nace una sociedad formal cada 2.326 habitantes entre 15 y 64 años, en Chile ese ratio es de una cada 125; asimismo, la actividad emprendedora es en el vecino país del 24% de la población entre 18 y 64 años, mientras que en Argentina sólo alcanza el 15%.


La dinámica de modernización productiva es siempre un proceso que se desarrolla mediante el recambio empresarial: la tasa de natalidad empresarial tiene que superar siempre la tasa de cierre de empresas. Sin natalidad neta no hay modernización productiva posible. Sin natalidad neta no habrá modernización productiva posible.

Natalidad empresarial, Modernización productiva