Novedades

 

Pre-pandemia y Previsión 2021: Cambio radical

Pre-pandemia y Previsión 2021: Cambio radical

AMPLIAR GRÁFICO

El 65% de las empresas de hasta 800 ocupados adoptó y/o adoptará trabajo remoto. De este importante segmento de empresas, un 89% prevé para 2021 que todo o parte de su personal esté desempeñándose bajo dicha modalidad. En la pre-pandemia esta difusión era del 51%. Es decir, un 75% más de empresas prevén que todo o parte de su personal trabaje en forma remota el próximo año. La información surge del sexto relevamiento realizado por FOP entre más de 1.300 empresas entre el 15 de septiembre y el 18 de octubre, bajo su Programa de Investigación Coronavirus: Impacto sobre las PyME, producción y empleo.

El cambio es radical, también en intensidad: entre las empresas del segmento con adopción de trabajo remoto, el 76% espera aplicarlo dos días o más a la semana, mientras que sólo el 23% aplicaba esta frecuencia antes de la pandemia. Aún más, para el 2021 un cuarto de las firmas espera adoptar trabajo remoto para 3 días a la semana, mientras que otro cuarto para semana completa.

Las estadísticas de FOP muestran, además, que la previsión para 2021 se encuentra estrechamente asociada a la situación de pandemia en que la gran mayoría de las empresas recurrió, en mayor o menor medida, a la modalidad de trabajo remoto para que su personal siguiera desarrollando sus funciones, directa o indirectamente vinculadas al proceso productivo. ¿Esto está influido por una previsión de nuevas restricciones durante el año próximo a causa de la pandemia? ¿Se trata de un cambio permanente a partir de la irrupción del COVID-19?

Adicionalmente, se indagó entre las empresas por los efectos esperados de la implementación de trabajo remoto. Por ejemplo, se halla que el impacto en costos que mayor difusión alcanza (medido por % de empresas que lo prevén, entre aquellas que adoptaron o adoptarán trabajo remoto) es el concerniente a mayor infraestructura tecnológica, para un 36% de las firmas, mientras que en segundo lugar el 30% espera reducción de costos operativos (distintos de alquileres de inmuebles).

En términos del impacto en la gestión interna, los efectos más difundidos son la mayor planificación de actividades que requerirá la implementación de la nueva modalidad, una mayor evaluación por objetivos del desempeño del personal y una mayor autonomía de éste para llevar a cabo sus funciones (56%, 51% y 39% de las empresas con trabajo remoto, respectivamente).

Estos datos y muchos otros, con los pertinentes análisis de situación sectorial, regional y dimensional, serán puestos a disposición en el próximo informe especial de la Fundación Observatorio PyME.

Solicitá la publicación aquí

 

Patrocinan esta publicación